Logo abcsystems
Ir Arriba

La Importancia de la Proactividad

23/01/2017 - Categoría: Operaciones
Artículo 46 Imagen 1

En general todos deseamos tener mejoras en nuestras vidas; del tipo que sean: mejor puesto de trabajo, mejor coche, mayor salario, mejor salud, una vida amorosa mas plena... En general conseguir todas estas cosas requiere un esfuerzo por nuestra parte: formación, cuidarnos físicamente, interactuar socialmente, etc. Evidentemente hay quien nace con un pan debajo del brazo, y hay quien tiene más predisposición para unas cosas que para otras, pero en general es así para el común de los mortales. Ahora bien: ¿trabajamos para que lleguen, o esperamos que lleguen? Esta es una fábula que, aunque conocida, siempre me ha gustado:

Juan trabajaba en una empresa hacía dos años. Siempre fue muy serio, dedicado y cumplidor de sus obligaciones. Llegaba puntual y estaba orgulloso de que en dos años nunca había recibido ninguna amonestación. Cierto día buscó al Gerente para hacerle una petición:

  • Señor, trabajo en la empresa desde hace dos años con bastante esmero y estoy a gusto con mi puesto, pero siento que he sido postergado. Mire, Pepe ingresó en un puesto igual al mío hace solo seis meses y ya ha sido promovido a supervisor.
  • ¡Ajá! -respondió el gerente-. Mientras resolvemos este problema que me planteas, quisiera pedirte que me ayudes a resolver otro. Quiero dar fruta al personal, para el almuerzo de hoy. El negocio de la esquina venden fruta. Por favor averigua si tienen naranjas.

Juan se esmeró en cumplir con el encargo de su jefe y en 5 minutos ya estaba de vuelta en la oficina.

  • Bueno Juan! ¿qué averiguaste?
  • Señor, sí tienen naranjas para la venta.
  • ¿Y cuánto cuestan?
  • ¡Ahhh…! no pregunté eso.
  • Bueno, ¿pero viste si tenían suficientes naranjas para todo el personal?,- preguntó serio el Jefe.
  • Tampoco pregunté eso señor.
  • ¿Hay alguna fruta que pueda sustituir la naranja?
  • No sé señor, pero creo…
  • Bueno, -dijo el Jefe-, espera, siéntate un momento.

El Gerente tomó el teléfono y mandó llamar a Fernando. Cuando se presentó, le dio las mismas instrucciones que le había dado con anterioridad a Juan y en 10 minutos estuvo de vuelta. Cuando volvió, el Jefe le preguntó:

  • Bien Fernando, ¿qué noticias traes?
  • Señor, tienen naranjas, las suficientes para todo el personal y, si prefiere, también tienen bananas, manzanas, kiwis y peras. La naranja está a 15 el kilo, la banana a 22, la manzana a 9 el kilo y el kiwi y el melón cuestan 28 el kilo. Me dijeron que si compra fruta en cantidad, nos harán un descuento del 8%. He dejado separada la naranja, pero si usted elige otra fruta debo regresar para confirmar el pedido.
  • Muchas gracias, Fernando, pero espéreme un momento

Se dirigió a Juan, que había quedado boquiabierto y le preguntó:

  • Juan, ¿qué me decías?
  • Nada señor, eso es todo. Muchas gracias. Con su permiso…

Esta fábula se asocia normalmente con la proactividad: actitud en la que una persona u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo. Proactividad significa no solo tomar la iniciativa, sino también asumir internamente la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan. Como vemos, Fernando no solo tomó la iniciativa de preguntar por varias clases de fruta, sino que, como el objetivo de su jefe era dar fruta al personal, lo hizo propio y ya dejó separada la naranja. Su jefe no le dijo que la separase, pero el asumió la responsabilidad de tomar decisiones (y por tanto de equivocarse y ser amonestado) y ya dejó separada la fruta.

En ocasiones, al hablar con personas de hostelería y restauración me comentan que el personal que encuentran para contratar es cada vez menos responsable y proactivo. Pienso que es cierto. Toda una serie de elementos sociales priman que se dé más importancia al pelotazo y al éxito social inmediato que al esfuerzo, la responsabilidad, la consistencia y los valores. Y en una tendencia además creciente. Excepto Punset no creo que pudiéramos nombrar muchos científicos españoles vivos (Y Punset no es científico, sino divulgador científico, que no es lo mismo), pero mucha gente podría decirnos varios participantes de los programas de Gran Hermano.

Pero, ¿Qué hay de nuestra propia proactividad? ¿Quiénes somos como dirigentes, Juan o Fernando? ¿Estamos haciendo algo para cambiar las cosas? Cosas como hacer mejores entrevistas de selección, formar mucho mejor a nuestros empleados, intentar pagar un salario digno, aunque sea en forma de variable, procurar que dispongan un mejor entorno laboral, centrarnos en las cosas positivas en lugar de en las negativas, tener claros procedimientos de trabajo, tratar al personal con equidad, actuar con honestidad e integridad, formarnos a nosotros mismos mejor etc. etc. ¿Y además tomar la iniciativa para que esto ocurra...?


Gracias por leernos y hasta el siguiente artículo.


AbcSystems  - Eduardo Sánchez


Si te pareció interesante comparte o recomienda este artículo:  

Otras entradas que serán de tu interés