Logo abcsystems
Ir Arriba

Decálogo para sobrevivir a la Estupidez Funcional

5/12/2014 - Categoría: Gestión
Náufrago

En los artículos relativos a la Estupidez Funcional ha surgido en varias ocasiones una pregunta: ¿Qué hacemos si estamos en una empresa gestionada con lo que hemos llamado Estupidez Funcional? En este tercer y último artículo de esta trilogía intentaré responder a esa pregunta. La respuesta es: No tengo ni idea !!!... La verdad, no creo que haya una respuesta única a esta pregunta. Creo que "lo más adecuado" será distinto para cada persona, en función de sus recursos y circunstancias personales: no es lo mismo tener la responsabilidad de varios hijos, la hipoteca, etc. que no tenerla, no es lo mismo tener unos milloncejos en el banco "para ir tirando" que no tenerlos, no es lo mismo tener 20 años que 55...

No te puedo decir qué debes hacer, ni siquiera creo que haya una respuesta a esa pregunta, pero sí puedo hablar sobre algunas cosas que a mí, personalmente, me han sido útiles. Si te sirven, fenomenal. Ahí van:

01.- Ten siempre un plan B y si puede ser un plan C, y cuídalos.

Siempre hay que tener un Plan B y si puede ser un Plan C. siempre, siempre, siempre... y además planes que puedan funcionar realmente no meras ideas. La mayor tranquilidad laboral la tendrás cuando tengas perfectamente claro qué vas a hacer si el plan A falla y sepas además con seguridad que puedes hacerlo. Y los planes B, no se crean solos, hay que trabajarlos y cuidarlos, para que estén disponibles en el momento adecuado. Y si los cuidas bien puede que en determinado momento pasen a ser planes A, en lugar de B sin necesidad de que te despidan para ello.

Lo de tener un plan B realmente disponible en ocasiones va a depender de algunos de los consejos que están en este artículo: ¿eres el mejor del mundo mundial en algo?, si es así entonces ya tienes el plan B casi listo, ¿eres socialmente activo? ¿Conoces tu verdadero valor? ¿Sabes cómo realmente puedes ser útil a las empresas?... El problema no es estar en una empresa con E.F., sino estar en ella y no poder salir. Si estás en una empresa de este tipo pero el salir de ella depende de tu elección personal, entonces no tienes ningún problema...

02.- Perseguir hacer algo que te apasione.

Las penas con pan son menos. Si estás fastidiado por la E.F. de tu empresa pero al menos haces algo que te gusta estarás menos fastidiado. Es simple pero efectivo. Casi cualquier cosa que hagas te apasionará si logras una competencia en ello por encima de la media y no atenta contra tus principios. Es por ello que lo de apasionarse con las cosas va muchas veces más dentro de uno mismo que en las cosas en sí. Depende en gran medida de las repercusiones emocionales que tenga lo que haces para ti, y estas, a su vez, de la destreza que percibas en ti hacia la tarea. ¿Eres el mejor en algo porque te apasiona, o te apasiona porque eres el mejor en ello ? Aprende, investiga, innova (aunque sea teóricamente), comparte lo que sabes (el mundo no se acaba en tu empresa), inventa, prueba en la medida de tus posibilidades… intenta convertirte en un referente en lo que haces, no seas del montón, y te aseguro que, sea lo que sea que hagas, te enganchará...

Si te gusta lo que haces normalmente encontrarás un millón de oportunidades de experimentar cosas nuevas, aunque no te dejen desplegar todo tu potencial. Imagina que eres un vendedor con el peor artículo del mundo. Bien quizá no vendas nada, pero cada conversación es una oportunidad para mejorar tu capacidad de escucha, de mejorar tu argumentario, de ser más empático y comprender mejor las emociones y mensajes ocultos del que te habla, etc. Quizá no te sirva para vender más en esta ocasión, pero te estás entrenando para cuando esto sí te pueda ser útil y a la vez estás "gamificando" tu actividad en un entorno "seguro": total, no vas a vender, ¿Qué puedes perder?, o mejor: tienes la oportunidad de aprender y practicar gratis en un entorno en el que eres tu propio juez, sin riesgo, y además de una manera entretenida, ¿Qué más puedes pedir?

03.- Nunca pares de aprender

Sólo así lograrás destacar por encima de la media. Como ya habrás observado muchos de los puntos de este artículo se retroalimentan entre sí: si te gusta lo que haces no tendrás problemas en aprender y practicar, incluso se te hará entretenido porque "gamificarás" tu actividad, lo cual hará que destaques en lo que haces, lo cual a su vez te dará mayores oportunidades de tener un plan B realizable, lo que conseguirá que estés más tranquilo lo que a su vez redundará en que te valores más por lo que "sabes que sabes" que por lo que "te dicen que sabes", especialmente en tu trabajo en la empresa con E.F., lo que su vez te permitirá separar y sentir orgullo más de "lo que sabes" que de "lo que haces", lo que a su vez hará que te sea más fácil aprender y practicar, incluso se te hará entretenido porque ...

04.- Se responsable de las consecuencias de tus decisiones.

Por un lado esto significa que lo que hagas, en la gran mayoría de las ocasiones, no te afecta solo a ti, sino también a tu entorno: familia, amigos, etc. No tener esto en cuenta y/o no meter las consecuencias que tus acciones tienen en este entorno en la ecuación para decidir tus acciones me parece de una inmadurez galopante, pero peor aún es cuando aconsejas acciones a alguien, o juzgas las suyas sin tener en cuenta estas consecuencias. Como se dice habitualmente los toros se ven muy bien desde la barrera...

Y por otro lado significa que seas consecuente con lo que has hecho: si durante los últimos cuarenta años no te has preocupado por mejorar tu vida, porque se está muy a gustito sin hacer nada, no te quejes de que tu vida no haya mejorado. Bueno, puedes quejarte, que te va a dar igual. Pero mejor piensa HOY si dentro de otros cuarenta años va a seguir quejándote de lo que NO has hecho o vas a intentarlo por lo menos...

05.- Juzga cuidadosamente. Las cosas muchas veces no son como aparentan.

La mayoría de las veces no tenemos la información suficiente para juzgar un problema, ni sabemos las verdaderas razones por las que las personas hacen las cosas. En una empresa tendremos la información accesible a nuestro nivel, pero probablemente si estuviéramos en un nivel superior tendríamos más información que nos haría cambiar de opinión. Por eso muchas veces juzgamos como "estúpidos" comportamientos o personas que no entendemos, y por eso muchas veces la gente cambia de opinión cuando la "ascienden": simplemente nos faltaba información para juzgar adecuadamente. No podemos evitar juzgar las situaciones, es tan imprescindible para vivir como respirar. Tenemos que juzgar para tomar decisiones sobre en qué sentido actuar. Pero si podemos ser cuidadosos en nuestros juicios. Tener siempre presente que casi con toda seguridad nos va a faltar parte de la información, y esa parte que nos falta puede que haga que nuestra opinión sea radicalmente diferente.

En nuestra empresa con E.F. este pensamiento nos permitirá ser más ecuánimes y ponderados en los juicios. ¿Es la empresa o fulanito tan estúpida como aparenta? ¿Nos perjudica esto tanto como estamos creyendo?

Nada mejor que el siguiente video para explicar este punto.

06.- Vive en el mundo real, no en el ideal

El mundo real es el que es, el ideal es una meta a perseguir, pero no estás en él. Podemos vivir quejándonos de que el mundo no es como el mundo ideal que cada uno tenemos, o bien tratar de aceptar que el mundo real es como es y tratar de comprenderlo, en el sentido de encontrar la lógica que lo guía, aunque no la compartamos y perseguir convertirlo en el mundo que consideramos ideal. Parece lo mismo pero no lo es. Conozco muchas personas continuamente amargadas porque las cosas o las personas no son justas, o porque las cosas no van como ellos querrían. Estoy de acuerdo en que hay cosas que nos perjudican y ante las cuales solo cabe lamentarse, por ejemplo que nos sobrevenga una enfermedad incapacitante. Si nos pasa esto las cosas ya no dependen de nosotros: estamos incapacitados. Y también creo que la suerte influye y mucho (la mayoría de las veces de forma determinante) en la vida de una persona. No es lo mismo nacer en la casa de un potentado, que hacerlo en una chabola de Africa. Pero a partir de ahí hemos de darnos cuenta que los lamentos no valen para nada: las cosas son como son, y no como nos gustaría que fueran. ¿De qué vale quejarse de que trabajas en una empresa con E.F.?, ¿Va a cambiar la empresa por tus quejas? No, pero si aceptas que las cosas son como son, es decir que la E.F. es parte de la vida de muchas empresas podrás juzgar con serenidad tres cosas: primero si realmente la E.F. de tu empresa te supone un problema, segundo si te merece la pena pelear para cambiarlo y tercero y más importante, visto lo visto, qué vas a hacer con tu vida.

07.- Se maduro, hay que saber qué batallas pelear...

Muchas veces la valentía se demuestra levantándose y hablando, y en otras sentándose y escuchando. No recuerdo de quien es la frase, pero siempre la tengo presente. Hay que saber no solo qué cosas queremos cambiar, sino también que posibilidades tenemos de hacerlo y si te merece la pena el riesgo. Esto no significa que dabas jugar siempre sobre seguro, significa que actúes conociendo los riesgos. Le preguntaba el alumno al maestro: maestro ¿Qué es un hombre valiente?, y respondía el maestro: el que se lo piensa dos veces antes de enfrentarse solo y sin armas a un león. ¿y el que no se lo piensa y ataca sin miedo? Ese es un pobre loco que no tiene ni idea de lo que es un león.

¿Realmente es nuestra misión cambiar nuestra empresa con E.F.? Antes incluso ¿Realmente hay que cambiar la E.F. de nuestra empresa? ¿En qué nos afecta a nosotros tanto si sigue igual como si cambia?, ¿No sería más fácil realmente cambiar de empresa?

08.- Aprende a vivir con el cambio.

La estabilidad supone seguridad, el cambio inseguridad. Todos preferimos un entorno estable porque sabemos a qué nos enfrentamos. El cambio sin embargo es como la oscuridad, no sabemos que hay más allá, y eso nos aterra. Sin embargo este es uno de los casos en que debemos echar mano del punto 6. Lo único estable en el mundo actual es que no para de cambiar. Podemos intentar detener el cambio o acostumbrarnos a él. Paradójicamente este cambio es lo que más nos puede ayudar. Tememos el cambio porque puede que en las "nuevas condiciones" no nos desenvolvamos tan bien como en las actuales. Pero los cambios son también siempre una fuente de oportunidades. Si habitualmente hemos seguido los puntos anteriores, especialmente los puntos 1, 2, 3 y 6 probablemente estaremos en mejor disposición que los demás para afrontar estos cambios, así que no tenemos por qué temerlos, al contrario.

09.- No pierdas de vista quien eres, es el corazón del branding

"La belleza está en el interior". Probablemente sea así, pero excepto que seas una banana y te puedan pelar, o bien que cuentes con una considerable belleza exterior que haga que "merezca la pena rebuscar" no esperes que en el mundo profesional nadie se tome demasiada molestia en saber cómo eres interiormente. El "branding personal" es esa manera de decir a los demás quienes somos, no solo en el aspecto personal sino también técnico. Todos tenemos nuestra "marca personal", aunque no queramos. Y sí, ya sé que a ti te gusta pasar desapercibido. Da igual, esto no es un concurso de popularidad. Se refiere a dos cosas. Primero, que siempre tengas claro quién eres en base a TU opinión personal. Esta opinión se va a ver influenciada inexorablemente por lo que opinen los demás, pero probablemente estas opiniones solo serán superficiales, no te conocerán realmente. Eres tú el que se debe conocer de verdad y no debes perder esa perspectiva y tu propia valoración. El segundo punto es, evidentemente, tratar de que la idea que los demás tienen acerca de ti sea lo más cercana posible a lo que tú piensas de ti mismo ( o de lo que quieres transmitir si no quieres ser totalmente honesto ). Y eso exige un esfuerzo premeditado. Entre otras cosas ser socialmente activo.

10.- No pierdas de vista tu "utilidad" para los demás, es el corazón de la necesidad.

Si quieres que alguien haga algo busca en qué le beneficia. Excepto tu familia y mejores amigos que probablemente harán cosas por ti solo porque tú eres tú, el resto del mundo solo hará cosas por ti si le beneficia. Si tienes alguna duda relee el punto 6. Tendemos a ver el mundo centrado a nuestro alrededor: lo que podemos o sabemos hacer, lo que podemos aportar, etc. Pero tenemos que cambiar esta visión y centrarla en "lo que los demás perciben que les podemos aportar o en que les podemos beneficiar". Y tratar de hacerlo de manera honesta y real desde el punto de vista de los demás. Te aseguro que las conclusiones suelen cambiar radicalmente. En primer lugar no vale de nada todo lo que sabemos si los demás no perciben que lo sabemos, es lo que hemos comentado en el punto 9. Y en segundo lugar no valdrá de nada todo lo que sabes si para el de enfrente no tiene ninguna utilidad.


Estoy seguro que hay más puntos importantes que nos podrían ayudar a sobrevivir a una empresa gestionada con la Estupidez Funcional, pero entonces este artículo ya no sería un decálogo. ¿Qué otros consejos crees que podría ser importante tener en cuenta?

Gracias por leernos y hasta el siguiente artículo.




AbcSystems  - Eduardo Sánchez
Si te pareció interesante comparte o recomienda este artículo:   Like LinkedIn

Otras entradas que serán de tu interés