Logo abcsystems
Ir Arriba

5 consejos para cambiar las cosas

16/10/2014 - Categoría: Gestión
Cambio 1

En un experimento se repartieron al azar dos regalos entre un grupo de personas, a la mitad se les regaló una taza de café decorada y a la otra mitad una tableta grande de chocolate suizo. Tras haber repartido los regalos se les ofreció la posibilidad de cambiar el regalo que les había tocado por el otro, si lo consideraban más apetecible. Dado que los regalos se hicieron totalmente al azar será de esperar que más o menos la mitad de los asistentes se decidieran a cambiar el regalo. Sorprendentemente solo un 10% de los mismos solicitó dicho cambio.

Muchos experimentos han mostrado el magnetismo que ejerce en nosotros la inercia, el mantener el statu quo aun cuando tenemos todo a favor para generar un cambio que nos beneficie. Es obvio que el emprender determinados cambios suponga un riesgo, por el cual podamos acabar peor que comenzamos, y consecuentemente tememos realizar dichos cambios. Pero también es importante darse cuenta de que de manera natural tendemos a la inercia. ¿Por qué?, porque cualquier cambio supone esfuerzo. De hecho la inercia es mayor conforme más alternativas nos den a elegir: elegir entre siete alternativas requiere más esfuerzo que elegir entre dos.

Esta inercia es mucho más pronunciada, lógicamente, si nos encontramos mínimamente cómodos en la situación actual. Nuestra inercia, junto con otra trampa muy importante en la toma de decisiones que es el "ver lo que queremos ver" hace que podamos caer en graves errores de juicio por no analizar correctamente los hechos, hasta que ya es demasiado tarde. Aquí la clave es que la decisión de permanecer en la misma senda no la hemos tomado tras un análisis exhaustivo, sino precisamente por nuestra inercia y autoengaño, con una falta total de análisis.

Esta inercia se puede apreciar por ejemplo en la innovación: cualquier producto radicalmente nuevo perpetúa esquemas anteriores durante un tiempo, tanto por la inercia del desarrollador, como por facilitar la aceptación de los consumidores: los primeros automóviles se llamaron "coches sin caballos", los primeros periódicos digitales calcaban la apariencia de sus ediciones en papel, los primeros smartphones mantenían la estructura de los anteriores teléfonos móviles, incluso muchas ediciones de catálogos comerciales tratan de imitar a sus ediciones en papel, con el paso de las páginas (con sonido) incluido.

Cambio 2

¿Que se puede hacer?:

En primer lugar debemos ser conscientes de nuestra inercia a la hora de mantener el statu quo. Puede que mantenerlo sea la mejor decisión, pero debemos plantearnos si es así conscientemente, no de manera inconsciente o autoengañados. Los siguientes puntos nos pueden ayudar a disminuir nuestra inercia:

  1. Tener siempre presentes nuestros objetivos y preguntarnos si nuestro statu quo los satisface. Podríamos encontrar que nuestra situación actual es incompatible con nuestros objetivos.
  2. No pensar nunca que el estado actual de las cosas es la única alternativa. Esforzarse en encontrar otras alternativas y hacer estas, no solo un proyecto, sino también factibles de llevarse a la práctica.
  3. Preguntarnos si elegiríamos estar en la situación actual si efectivamente no fuera la situación actual.
  4. No exagerar el esfuerzo o coste de salir de la situación actual.
  5. Comparar las opciones y sus circunstancias, no sólo las opciones. Cada alternativa tiene unas circunstancias que la rodean, en función de las cuales se generan efectos. Estas circunstancias y efectos pueden variar la valoración de las alternativas.

Si finalmente una o varias alternativas son superiores al statu quo, ya será cuestión de nuestra determinación el vencer a nuestra inercia natural. Aquí es donde nuestra fuerza de carácter hace su aparición y nos debe ayudar a forzarnos a escoger la mejor alternativa y llevarla a la práctica.

¿Queremos guiar nuestra vida o preferimos que otros la guíen?

Gracias por leernos y hasta el siguiente artículo.




AbcSystems  - Eduardo Sánchez
Si te pareció interesante comparte o recomienda este artículo:   Like LinkedIn

Otras entradas que serán de tu interés